1) Playas paradisíacas

Todos conocen las hermosas playas de Tailandia, pero a a quién le gusta estar en una playa tan abarrotada que puedas oler el aroma de la protección solar de la persona que tienes al lado? Deja esa cercanía física para la clase de yoga y dedica tu atención a las menos explotadas islas de Camboya. Según los visitantes islas como Koh Rong y Koh Ring Samloem son lo que era Tailandia hace 20 años. Aprovéchalo mientras dure.

Playa de Koh Rong Samloem

2) Los camboyanos

Los camboyanos son en general amables y trabajadores, hospitalarios y con una mente abierta y curiosa. Un 93% de ellos practican el Budismo Theravada. Aunque el ratio de pobreza se ha reducido a la mitad entre 2004 y 2011, Camboya sigue siendo un país muy pobre. Visita Camboya y si puedes escucha las historias de la gente. No viajes a este hermoso país sin llegar a conocer a sus habitantes.

3) Los Templos de Angkor

Angkor Wat es el monumento religioso más grande jamás construido. Este templo imponente es simplemente sobrecogedor. Aún así, Angkor Wat no es lo único que verás aquí. La antigua ciudad de Angkor, capital del Imperio Khmer entre los siglos XIX y XV contiene incontables templos singulares, cada uno con su propia función, estilo arquitectónico e historia cincelada en las piedras que lo componen. No es casual que este parque arqueológico sea una de las Maravillas del Mundo y nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El increíble templo de Bayón, por ejemplo, construcción central de la antigua ciudad de Angkor Thom, contiene hasta 216 enormes cabezas de piedra cuyas caras observan a los visitantes desde todas las direcciones. En Ta Prohm, llamado también “templo de Tomb Raider”, los árboles crecen directamente desde las piedras y sus raíces se enredan en las estructuras milenarias. Aunque sólo fuera por estos templos y por la jungla en sí, vale absolutamente la pena una visita a Camboya.

4) La impactante historia de un país

Camboya tiene una herida abierta muy reciente y saber sobre ella no es sólo una responsabilidad, es una manera de ayudar el país y el mundo a que este tipo de acontecimientos no se vuelvan a repetir.

Casi dos millones de personas murieron de hambre, enfermedades, torturas o fueron ejecutadas durante el régimen de los Khmer Rouge, que liberaron Camboya desde 1975 a 1979. Los esfuerzos del país por recuperarse de esa horrible historia pueden apreciarse tras sólo cinco minutos de haber puesto pie en Camboya: los monumentos conmemorativos del genocidio y de las alianzas con otros países lo atestiguan en parques y en rotonda, rindiendo homenaje a los innumerables ciudadanos que vieron sus vidas despedazadas, despojados de su dignidad y familias y ejecutados o dejados morir.

Visitar los Campos de Exterminio y el Museo del Genocidio Tuol Sleng en Phnom Penh es desgarrador pero importante para rendir respeto a las cicatrices que este país aún lleva consigo.

5) La comida típica de Camboya y la  gastronomía khmer

La comida Khmer es humilde y sabrosa. El arroz es el ingrediente principal y se sirve en todas las comidas, solo al vapor, frito o con curry, guisos de carne o pescado fresco.

El plato camboyano más conocido es el Amok de pescado, que consiste en pescado blanco cocinado en leche de coco y servido en una hoja de banano. La carne de vaca y el cerdo se sirven comúnmente con arroz o fideos, aromatizados con diferentes hierbas y vegetales y muchas especias locales. Camboya es además conocida por su famosa pimienta de Kampot, que se cultiva en el sur del país y es el ingrediente base para platos como el cangrejo frito.

6) El encanto caótico de los mercados de Camboya

Desde Siem Reap a Phnom Penh, hay mercados en todas partes. Los puestos ofrecen a los visitantes absolutamente todo, desde zapatillas de deporte hasta comida.

En los mercados el espacio libre es limitado y la mercancía ocupa todo el lugar posible desde el suelo a las paredes y el techo. Entrar en un mercado camboyano significa despertar en pocos segundos a un mundo de olores, colores y texturas. Con toda seguridad es una de las maneras más enriquecedoras de entender el día a día camboyano.

7) Phnom Penh, la  nueva capital cosmopolita

La capital de Camboya es una ciudad cosmopolita a punto de convertirse en el nuevo destino de moda de Asia. Phnom Penh está lleno de contrastes: entre tradición y modernidad, pobreza y bienestar, locales y turistas. Camboya tiene menos concentración poblacional que los vecinos Vietnam y Tailandia y eso es evidente en Phnom Penh si uno la compara con Bangkok o Hanoi.

La época del genocidio durante los Khmer Rouge vació la ciudad de Phnom Penh y asesinó brutalmente a millones de personas. La capital es igualmente una ciudad en ebullición que se recupera rápidamente de las épocas pasada. La orilla del Mekong ofrece una hermosa estampa de la ciudad, que ofrece una amplia oferta de bares y restaurantes, tiendas de artesanos y actividades culturales.

¿YA TE HAS CONVENCIDO?

Pues aprovecha nuestro tours en grupo o en privado. Más información AQUÍ  

Ver Tours