Los templos de Angkor son de esos lugares maravillosos que hay que visitar cuando se está viajando por Camboya. Angkor Wat fue un tiempo el centro del Imperio Khmer que gobernaba la mayoría del sudeste asiático. Las huellas de esta civilización han llegado hasta nuestros días bajo forma de unos templos impresionantemente bellos y pintorescos, rodeados de una espesa selva tropical que con el paso de los siglos ha ido reclamando el territorio, envolviendo y sepultando con lianas y raíces las piedras de estos lugares sagrados.

La gran afluencia turística a los Templos de Angkor no le resta encanto a su belleza sobrecogedora. Además de visitar los templos más populares como Angkor Wat, Bayon, Ta Prohm y Angkor Thom, adquiriendo un bono multivisita puedes aventurarte a explorar los templos más alejados que reciben muchos menos visitantes. La ciudad más cercana en la que te puedes alojar para visitar los templos es Siem Reap.

Cómo visitar los Templos

Hay más de 1000 templos repartidos en una superficie de unos 200 km2. Lo ideal es seleccionar los que quieres visitar y adquirir un bono multientrada. Lo más común es hacerlo para tres días, para poder visitarlos con tranquilidad a diferentes horas del día. Para que la visita a los templos valga la pena recomendamos contratar un guía en español cualificado y acreditado, para que nos explique bien la historia de cada templo y nos enseñe los rincones más interesantes. También se pueden visitar los templos en uno de los globos aerostáticos que sobrevuelan Angkor Wat.

Una manera ideal para disfrutar de los templos en libertad es visitarlos en bici. Si el circuito de templos que pretendemos visitar incluye muchos kilómetros, es interesante hacerlo en tuk tuk (hay que negociar el precio), que en la práctica hace la función de taxi local.

Historia

Capital del Imperio Khmer cuya época de máximo esplendor fue entre los siglos XII y XIII, Angkor fue abandonado con las invasiones procedentes de la actual Tailandia a finales del siglo XVI. Con el paso de los siglos, la selva fue tomando posesión del lugar, junto con monjes y peregrinos que seguían frecuentando los restos de Angkor Wat.

El origen de la ciudad hay que buscarlos en las raíces hinduistas y sánscritas de la región, por las corrientes migratorias entre Camboya e India, influencia que sigue evidente en los elementos decorativos de las estructuras dedicadas a divinidades y mitos hinduistas, como Shiva, Vishnú o el Monte Meru.

Abandonada en medio de la selva, esta imponente área de 200 km2 fue descubierta durante la época colonial francesa por el famoso Alexandre Henri Mouhot, quien reencontró esta ciudad a mitad del siglo XIX. En 1992 Angkor fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Angkor Wat – Este templo fue construido por el rey Suryavarman y es considerado la pirámide más grande de Asia. Dividido en diferentes plantas hasta una altura de más de 60 metros, este templo con forma de flor de loto es el más grande del complejo de templos de Angkor. El templo central tiene casi 800 metros de bajorrelieves esculpidos en piedra, como los grabados de la Batalla de Kurukshetra, el paraíso y el infierno, Khrishna y el rey demonio, las Batallas de Dioses y Demonios o la Batalla de Lanka y muchos más. Ver amanecer en Angkor Wat es algo que no puedes dejar de hacer di viajas a Camboya. 

Templo de Bayon en Angkor Thom – Construido por Jayavarman II, el templo es el centro del complejo de Angkor Thom. Con sus 54 torres y sus 216 caras de piedra, este templo luce mejor por la mañana justo después del amanecer o bien por la tarde cuando el sol crea luces y sombras sobre sus caras. Tiene tres niveles: los primeros dos son rectangulares, mientras que el tercero es circular. Este templo es fabuloso para explorar y perderse por todas sus diminutas salas, así como para fotografiar las diferentes caras esculpidas en piedra. Es un templo expectacular con varios templos anexos que vale la pena visitar. 

Terraza de los Elefantes – Se trata de una terraza de más de 60 metros decorada con maravillosas figuras de elefantes esculpidos en la roca, junto a un enorme camino rodeado por una hilera de leones de piedra. Hoy en día sigue usándose para ceremonias religiosas y oficiales. Es recomendable visitar este hermoso lugar muy temprano o a última hora del día para evitar las multitudes.

Ta Prohm – Este asombroso templo (famoso por la película de Tomb Raider) sigue cubierto por la jungla, exactamente tal como fue encontrado. Viendo Ta Prohm es fácil imaginar cómo podía aparecer todo el complejo de Templos de Angkor a los primeros exploradores que los descubrieron al final del siglo XIX, totalmente engullidos por la selva. Es recomendable llegar a este templo muy pronto o muy tarde para evitar las multitudes y escuchar solamente el sonido de los grillos, los monos y las aves que habitan la selva.

Preah Khan – Uno de los más grandes de los Templos de Angkor. No sólo fue un templo muy importante, sino también una enorme universidad budista con más de mil maestros al mismo tiempo. Permanece intacto en su mayoría y sin restaurar, como es evidente por las numerosas piedras caídas que lo rodean cubiertas de hierba y por los árboles que atraviesan sus ruinas. Este templo fue antiguamente el palacio de Yasovarman II y Tribhuvanadityavarman.

Banteay Srey – Ubicado a unos 20 km al norte de Angkor. Su nombre significa “Ciudadela de las Mujeres”, haciendo alusión a la delicadeza, finura y diminuto tamaño de los elementos decorativos esculpidos en su estructura. A diferencia de la mayoría de los lugares en Angkor, éste no fue un templo real. Contiene unos exquisitos grabados en piedra arenisca rosa y decoraciones en miniaturas estupendamente conservadas.

Ta Som – Este hermoso templo tiene el mismo estilo, estructura y base que Ta Prohm. Su mayor diferencia es un árbol enorme que crece en su interior y que está tomando posesión del edificio destruyéndolo poco a poco. Aún así hace de este templo un lugar perfecto para las fotos.

Mebon oriental – Ubicado al noreste del complejo de Angkor, lo primero que llama la atención de este templo, además de sus 115 metros cuadrados de tamaño, es el color marrón rojizo de su estructura, a diferencia del color grisáceo de la piedra que encontramos en Angkor Wat o Bayon. Esto se debe a que en su construcción se empleó ladrillo desnudo y piedra arenisca. Llamado “templo montaña”, tiene cinco torres que representan los cinco picos del Monte Meru y está dedicado al dios hinduista Shiva. En los muros exteriores y en las plantas bajas se encuentran numerosas figuras de leones y elefantes sagrados tallados en piedra. Antiguamente se llegaba a este templo navegando pues fue construido por Rajandravarman en el interior de un gran depósito de agua de unos 40 millones de metros cúbicos que antaño abastecía los cultivos y la ciudad de Siem Reap. Hoy en día es un área aprovechada para el cultivo del arroz y pasto para el ganado.

Srah Sang – Conocido como “Baños Reales”, este área fue antaño uno de los mayores lugares de baño y hoy es uno de los sitios más populares para que los niños locales se bañen.